Chajarí
31°
Despejado

A la baja rentabilidad de la producción y la sequía, los citricultores de la zona manifiestan nuevas preocupaciones que atraviesan actualmente al sector. Una de ellas tiene que ver con el avance de la mosca de los frutos en todo el departamento Federación, por lo cual se prevé llevar a cabo un «plan zonal» para controlar la población de este insecto. Por otra parte, además, sostienen que en los últimos meses padecieron diferentes problemas con el servicio de energía eléctrica y, por ello, trabajan en la búsqueda de soluciones junto a la Cooperativa Eléctrica de Chajarí y los municipios de Villa del Rosario y Santa Ana.

En diálogo con Villa del Rosario Net, el tesorero de la Asociación de Citricultores de Villa del Rosario, Andrés Panozzo Zénere, se refirió, en primer término, a la preocupación que mantienen por la alta población de mosca de los frutos. «En la campaña de este año la producción tuvo muchos problemas causados por un ataque nunca visto de la mosca de los frutos, incluso apareciendo desde muy temprano, en meses en los cuales nunca se había visto este insecto en las plantas».

«La mosca provocó la pérdida de gran parte de la producción, especialmente de la naranja verano», confió y señaló que «el ataque se dio en todo el departamento Federación y se volvió incontrolable, generando pérdida de tiempo y gastos en insumos».

A su vez, remarcó que «fue la gran preocupación que tuvimos en los últimos meses y realmente los productores estaban desconcertados por la elevada presencia de la mosca».

Luego, el dirigente citrícola hizo mención a una convocatoria para realizar un ‘plan de mosca zonal’: «debido a que no sabíamos qué hacer y cómo seguir en la próxima campaña, empezamos a ver qué herramientas teníamos y dónde estábamos parados. Se pensó en realizar aplicaciones aéreas, como en años anteriores, pero por las restricciones que existen al respecto en la provincia no se pueden llevar adelante», comentó y añadió que «ya había grupos de productores armados para concretar las aplicaciones, pero tuvimos que desistir por las resoluciones que hay».

«Los citricultores realizan trampeos con cebos atrayentes, pero el trabajo de control se tiene que dar de forma general, porque es muy grande la población de moscas que tenemos y traerá consecuencias a mediano y largo plazo», resaltó Panozzo Zénere y contó que «estamos invitando a todos los productores para que se sumen y, cuando las condiciones climáticas lo permitan, llevar a cabo un plan zonal para combatir el insecto».

Problemas en el suministro eléctrico

Al respecto, el dirigente de Villa del Rosario dijo que «en estos meses hemos tenido un récord de complicaciones energéticas, porque en diferentes zonas de las colonias han padecido baja tensión y cortes del servicio, lo que implica que se quemen diversos elementos que se utilizan en las quintas y establecimientos como bombas de agua, motores de máquinas y cámaras de frío, etc.».

En este sentido, sostuvo que «incluso antes de las jornadas de intenso calor que vivimos días pasados, ya teníamos estos problemas». Y puntualizó que «estamos muy complicados con este asunto, por eso mantuvimos una reunión con representantes de la Cooperativa Eléctrica de Chajarí, donde fuimos bien atendidos, pero los inconvenientes continúan».

Asimismo, indicó que «el sistema eléctrico se ve complicado también por los árboles que tocan las líneas y este es un tema en que la Cooperativa quiere tomar medidas, pero no tiene personal suficiente para encarar la limpieza de cortinas, por eso se tratará de avanzar en conjunto con los municipios». Y remarcó que «en años buenos el citricultor invierte en la colonia, donde hay muchos empaques y nuevas tecnologías, pero tampoco contamos con la potencia de energía que se necesita».

La sequía

En otro orden de cosas, Andrés Panozzo Zénere afirmó que «hoy el sector citrícola está padeciendo una pequeña crisis producto de la sequía. Todavía no se puede decir si hay daños o no, pero la estamos pasando mal porque hace varios meses que no llueve en profundidad y los cultivos están sufriendo».

Más adelante, precisó que «las quintas que tienen riego tienen otra realidad, porque las plantas van manteniendo su vigor, pero en el resto se hace sentir la sequía y hay plantaciones que están complicadas». Y aseguró que «si en estas semanas no llueve en gran cantidad, hay quintas donde se pueden perder lotes de naranja verano».

«Las lluvias de los últimos días sirven, pero necesitamos agua en profundidad, ya que hay zonas donde cayeron 10, 15 o 20 milímetros y en las jornadas de altas temperaturas se evapora la poca agua caída», comentó.

Consultado acerca de la posibilidad de que se solicite que se declare la emergencia citrícola en la provincia si la sequía se agudiza, el dirigente dijo que «la FeCiER está evaluando el tema, pero hay que esperar algunas semanas para ver qué efectos provoca la sequía en caso de continuar».