Chajarí
23°
Parcialmente nublado

Un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), que detalla la evolución del Producto Bruto Geográfico (PBG) de las 23 provincias y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) muestra que entre 2004 y 2021 algunas provincias crecieron fuerte, mientras que una (Catamarca) se achicó, varias se volvieron relativamente menos importantes y perdieron peso en el PBI del país.

Corrientes es la sexta jurisdicción que más creció y la mejor ubicada de las tres mesopotámicas. Entre Ríos quedó en el puesto 11 mientras que Misiones en el 13.

El Producto Bruto Geográfico de Corrientes representa alrededor del 1,3 % del PBI. Entre los años 2002 y 2012 acumuló un crecimiento real del 88 %, porcentaje que fue algo inferior al registrado en el PIB, cuyo aumento fue del 99 %.

Por su parte, el número de empleos formales del sector privado provincial creció un 80 % desde 2002 hasta 2013. Poco más del 50 % del PBG de Corrientes es generado por los sectores productores de servicios (en el año 2012 aportó el 56 %), los que a su vez demandan cerca del 60 % de los puestos de trabajo formales del sector privado (según información del año 2013).

Entre dichos sectores se destaca la rama de “Comercio, hoteles y restaurantes”, que contribuye con casi el 12 % del PBG y demanda el 25 % de los puestos de trabajo formales del sector privado. Entre los sectores productores de bienes cobran relevancia las actividades agropecuarias e industriales que, en conjunto, generan casi un tercio del valor agregado provincial.

El sector primario de Corrientes es bastante diversificado, teniendo importancia tanto la actividad ganadera como los cultivos agrícolas y la silvicultura, si bien en la provincia también se desarrollan actividades de pesca y minería.

En el sector agrícola se destaca la producción de arroz (en la campaña 2012/13 la provincia fue la mayor productora con el 48 % del total nacional). También es relevante la actividad hortícola con el cultivo de pimientos y tomates (caracterizada por el gran desarrollo del cultivo bajo cubierta).

Asimismo, se destacan las producciones de naranjas y mandarinas (cuyas producciones en 2013 significaron el 15 y el 14 %, respectivamente, del total nacional) y de yerba mate (contribuyó conel 13 % de la producción Argentina de 2013).

Menor envergadura tiene la producción de limones, de tabaco y de té.

La explotación forestal es también una actividad importante: en 2011 alcanzó el 15 % del total nacional, la cual está basada principalmente en las plantaciones de pino y de eucalipto.

La cría de ganado bovino es, asimismo, muy relevante, dado que en la provincia existen 5 millones de cabeza (el 10 % del stock total del país) y se faenan poco más de 100.000 cabezas (23,5 % del total de la región).

También cabe destacar la generación de energía eléctrica, dado que en 2012 se produjeron en la provincia 10.269 GWt, equivalentes al 8 % del total nivel nacional, los cuales son generados en su mayor proporción por la represa Yacyretá.

Las exportaciones provinciales correntinas crecieron en un 227 % entre 2003 y 2012, aunque mostraron importantes fluctuaciones a lo largo de dicho período.

En 2012, no obstante, totalizaron USD 239 millones, tan sólo el 0,3 % del total de las ventas del país al exterior de ese año.

Los productos primarios aportaron el 82,6 % de dicho valor, destacándose el arroz (aportó el 52 % delas exportaciones totales provinciales) y los cítricos (con el 25 % del valor total).

Entre las manufacturas de origen agropecuario (14,3 % del total exportado) se destacan las exportaciones de maderas y yerba mate.

Las manufacturas industriales, por su parte, representan apenas solo el 3,1 % del valor exportado provincial.

Con relación a los países compradores cabe mencionar que solo cuatro países importaron el 50 % del total. Brasil es el principal comprador: en 2012 adquirió más de la cuarta parte de las ventas externas de la provincia (principalmente arroz). Le siguieron, en orden de importancia, Estados Unidos (9,4 %), Chile (7,7 %) y Rusia (7 %).

Cepal

El inicio de la serie en 2004 se debe a la metodología de cálculo, a partir del valor que tenía la producción en ese año en particular, pues el Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (Indec) y otros organismos empezaron a elaborar los estudios considerando el valor de la producción “a pesos constantes de 2004”. La fijación de los precios de un año base permite contrarrestar la depreciación del peso a lo largo del tiempo y analizar así la evolución “real” de la economía.

Además, y en momentos en que -mal o bien- hay una incipiente discusión sobre el “federalismo” y la justicia o injusticia del reparto de fondos federales, es pertinente comparar la evolución de los PBG provinciales con el del PBI de la Argentina, que los incluye y entre 2004 y 2021 creció 39 % a lo largo de esos 17 años, que comprenden casi 90 % los poco más de 54 meses de la presidencia de Néstor Kirchner, las dos gestiones de Cristina Kirchner (2008-2015), la de Mauricio Macri (2016-2019) y los primeros dos años (2020-2021) de Alberto Fernández. A lo largo de todo ese período el PBI aumentó a un ritmo acumulativo levemente inferior al 2 % anual.

Las provincias cuyo PBG corrió, en promedio, más rápidamente, ganaron peso en la torta económica nacional, mientras que las que crecieron menos, lo perdieron. La gran ganadora fue la provincia que más creció en el período analizado fue Santiago del Estero. Según los datos de Cepal, entre 2004 y 2021, el PBG de Santiago del Estero creció 96 %, el triple que el 32 % que en el mismo período lo hizo el de Caba. Esto no necesariamente se corresponde con la riqueza de cada distrito ni con el bienestar de sus habitantes y sí más con el reparto de fondos y obras federales y con ciertos desarrollos productivos. El crecimiento del PBG de Santiago del Estero llevó a que la provincia pasara de una participación del 1,3 % (la misma de Corrientes hoy) en el PBI nacional en 2004 a 1,8 % en 2021, un salto que no pareciera tan significativo, pero se trata de medio punto del PBI del país. El relativo avance económico santiagueño es más visible en un ranking de contribución al PBI, pues la provincia pasó de ubicarse del puesto 15 al 11, dejando atrás a Misiones, Chaco y Salta.

Segunda y tercera en el ranking de crecimiento entre 2004 y 2021 aparecen Chaco y Tierra del Fuego, con crecimientos del 63 % y 62 % respectivamente. Ambas ganaron participación en el PBI, aunque su peso relativo sigue siendo bajo en comparación a otras provincias.