Chajarí
20°
Despejado

Carlos Antonio Borré, productor a 40 kilómetros de Nogoyá, en Entre Ríos, está preocupado por el impacto de la falta de precipitaciones para la producción. “Jamás vi que el arroyo estuviera seco”, contó y habló del impacto en los tambos.

Mientras hay alertas de que la sequía, calificada como la peor en 60 años en Entre Ríos, continuará, tal como lo advirtió la semana pasada la Bolsa de Cereales de la provincia, aquí los productores ven morir a sus animales y perder cultivos. Temen fuertes pérdidas si no llega una ayuda del Estado.

Carlos Antonio Borré vive a unos 40 kilómetros al norte de la ciudad cabecera del departamento Nogoyá. Es productor ganadero e integra la filial local de la Sociedad Rural Farer-CRA. Hace más de 40 años trabaja en un campo lindero con el arroyo Don Cristóbal. La sequía produjo una catástrofe en la zona.

Animales desesperados

“Jamás vi que el arroyo estuviera seco de esta manera, pese a que históricamente ha sido un curso de agua muy caudaloso y con vertientes, ahora tiene importantes tramos en donde se lo puede cruzar caminando. Los animales desesperados caen en busca de verde, porque en los campos prácticamente solo hay tierra, porque el calor y la seca, han quemado todo el pasto, las vacas se introducen en lugares donde se ha formado pantano y mueren asfixiadas en cuestión de minutos. Una cosa es contarlo y otra muy distinta verlo”, dijo.

“Este último tiempo encontré 17 vacas y un toro de mi propiedad muertos y algunos novillos de los vecinos también hundidos hasta el lomo, pero sobre todo vi vacas con cría, que son las más afectadas por esta situación. Hemos tenido que colocar kilómetros de alambre eléctrico para que los animales no entren al cauce del arroyo, se empantanen y mueran. La sequía viene golpeando desde hace tres años dejando desierta toda la superficie, sin nada de pasto. Las garúas que cayeron en la primavera, algunas de 8 o 10 milímetros, no significaron alivio alguno para la tierra, agobiada por la intensidad del sol, el gran calor y los fuertes vientos”, señaló Borré.

Devastación

Juan Ferrari es productor agropecuario de la Colonia El Potrero, Gualeguaychú. Tiene 60 años, toda su vida trabajó en el campo. Integra la tercera generación de productores en su familia. “La sequía ha sido devastadora. Hace tres años consecutivos que venimos perdiendo cosechas. En mi caso, parte de la cosecha de trigo 2022/2023, maíz del mismo período y la implantación de la soja, que ha sido muy irregular perdiendo también gran parte. Si a esto le sumamos el intenso calor de diciembre y la demora en las lluvias, el panorama es desolador”, dijo Ferrari a LaNación.

Se secaron cursos de agua

Consultado sobre la declaración de emergencia agropecuaria decretada en la provincia de Entre Ríos hace una semana, Ferrari, expresidente de la filial local de Federación Agraria (FAA), indicó: “La medida llega tarde, además de ser insuficiente a esta altura. Posponer el pago de impuestos durante seis meses es una parte insignificante dentro de todos los inconvenientes que tiene el productor, que viene arrastrando deudas, y con nuevos vencimientos de los compromisos en arriendo, insumos, gasoil, etcétera”.

“Al caer desfinanciado, con el certificado de emergencia no hay entidad bancaria que le brinde una herramienta crediticia, por lo que la declaración termina siendo un salvavidas de plomo. Se necesitan medidas integrales y un acompañamiento real por parte del Estado porque esto que nos pasa a los que producimos en el campo va a golpear al conjunto de la economía, a todos los sectores del país”, indicó.

Pozos secos

“Si esta sequía continúa durante otros 45 días, quedamos sin agua la gran mayoría de los productores de la zona porque se están secando todos los cursos hídricos, podrán seguir los que tengan algún pozo sumisurgente. Tenemos pozos que ya se han secado, porque cuando se prenden los equipos de riego con grandes bombas, la situación empeora para otros productores que sufren la sequía de sus pozos por la bajante de las napas”, agregó Borré.
El productor dijo que no ha calculado todavía cuáles serán sus pérdidas: “Esto no ha terminado”.

Medidas urgentes

“No voy a tener producción anual de terneros por falta de preñez, sumado a la pérdida de vacas que ya vengo arrastrando, la situación es acuciante”, se lamentó Borré. Añadió: “Párrafo aparte es lo que están atravesando los tambos. No se ha podido hacer ninguna reserva de alimento de ninguna clase. Se está picando maíz directo para darle a los animales, entonces no se sabe cómo van a pasar el invierno los tambos, porque además es muy caro acceder al alimento balanceado. Necesitamos medidas urgentes, sin burocracia. Créditos blandos para poder invertir en pozos para hacer aguadas porque si esto sigue así, en 45 días nos quedamos definitivamente sin agua”, advirtió.