Chajarí
20°
Parcialmente nublado

La idea se le ocurrió tras una jornada de vacunación en la que, según contó, se tuvo que “desvestir entero”.

Un entrerriano patentó una camisa especialmente diseñada para vacunarse, con aberturas a ambos lados de las mangas recubiertas con una solapa.

De esta manera, su creador, el empresario textil Gabriel Críspulo, logró reinventarse frente a la pandemia del coronavirus.

Leé también: Advierten que la vacuna contra el Covid-19 puede afectar la duración del ciclo menstrual

“Tuvimos que adaptarnos a una nueva vida que no esperábamos porque no habíamos pasado nunca por una pandemia. Hubo que reorganizarnos y reinventarnos”, aseguró Críspulo a El diario de Cuyo.

Críspulo contó que la idea surgió después de una jornada de vacunación contra el Covid-19, durante la cual se tuvo que “desvestir entero”.

“El diseño es una prueba piloto, ya está patentado, y estamos viendo de hacer más prendas con cierres, botones o broches. Es para quienes no quieran desvestirse porque muchos quieren vacunarse y salir, porque se escaparon un ratito del trabajo”, argumentó.

Críspulo pronto abrirá un local de ropa de su marca Tauro C & D Indumentaria y, según anticipó, los precios de las camisas no diferirán mucho del resto de las que hay en el mercado.

De acuerdo con lo que comentó el empresario textil, las enfermeras que le aplicaron la dosis de refuerzo contra el Covid-19 le dijeron que era “un genio” por su iniciativa.

Su motivación a la hora de llevar a cabo el diseño fue agilizar el proceso de vacunación y no perder mucho tiempo con cada inyección.

Críspulo contó además que su empresa textil ya confeccionó 30 prendas para vacunar a bebés y niños, con brochecitos. “Si los llevás a vacunar, los tenés que desvestir enteros”, comparó el empresario textil. Según detalló, un enterito de bebé ronda los 1.000 a 1.300 pesos y un body, 900 pesos.

Leé también: El Gobierno está preocupado por 3 millones de niños que no completaron o iniciaron su vacunación

El entrerriano contó también que el proyecto estuvo cuatro meses subido a una página mundial y como nadie lo hizo, él lo patentó, al tiempo que instó a alguna empresa local a sumarse a la iniciativa.

“Apunto a que la gente tenga trabajo y conmigo tendrán mucho laburo, porque será apuntar a darle trabajo al minorista. Vamos a arrancar de abajo para darles la posibilidad a los que no la tengan”, remarcó.