Chajarí
28°
Mayormente nublado

En una noche cargada de emociones, el máximo goleador y jugador que más títulos logró con la camiseta de Independiente en su historia, tuvo su merecido reconocimiento ante un gran marco de público. Tras el partido despedida, del que participaron sus ex compañeros de equipo, Dante Panozzo Zénere agradeció el acompañamiento de los simpatizantes, invitados y de su familia, y se emocionó al recordar a su padre, ya fallecido. Antes de finalizar su breve discurso, el histórico 9 del CAI recibió la ovación de todo el estadio.

En la noche del viernes, la Nueva Caldera se vistió de fiesta para ver la última función del jugador que más goles y títulos le dio a Independiente en su joven y rica historia. Ante un marco de público que colmó las expectativas de la organización, Dante Panozzo Zénere tuvo su partido despedida tras haberse retirado de las canchas en 2019.

El espectáculo, que tuvo momentos de mucha emoción, inició con el ingreso al campo de juego de los equipos conformados por ex compañeros de plantel, entre ellos Nicolás «El Prínicipe» Reniero, actual jugador de Argentinos Juniors (en 2023 retornará a Racing), y entrenadores del Rojo. El último en entrar a la cancha, envuelto en múltiples aplausos de los simpatizantes ubicados en los distintos sectores del estadio y recibido por una formación de chicos de las Infantiles del club, fue el agasajado. Rápidamente, el presidente de la institución, Aldo Percara, y otros colaboradores, le hicieron entrega de una placa recordatoria.

Luego, se dio comienzo al encuentro que «enfrentó» a los Rojos (con Dante en la delantera) y Blancos. El resultado es anecdótico. Finalizado el mismo, se apagaron todas las luces del estadio y los hinchas lo iluminaron con bengalas y las clásicas estrellitas navideñas. Fue el instante en el que Dante volvió a recibir el reconocimiento de todos los espectadores y, en la oportunidad, la intendente Vanina Perini, y el secretario de Gobierno, Diego Cortiana, le entregaron un presente en nombre del Gobierno local.

Seguidamente, acompañado por su madre, en el momento más conmovedor de la noche, el máximo goleador de la historia del CAI tomó la palabra y, tras agradecer por el acompañamiento recibido, se emocionó al recordar a su padre ya fallecido, quien también dejara su huella en el club. Más adelante, destacó que «fue lindo hacer esa cantidad de goles y ganar muchos campeonatos, pero lo más lindo es la amistad que me llevo de todos ustedes». Para cerrar, se acordó de sus inicios y mencionó a sus viejos compañeros de equipo: «Los más grandes fueron los que me enseñaron el respeto, así que espero haberle enseñado a los más chicos algo de lo que me enseñaron a mí. Gracias a todos, los voy a llevar siempre en mi corazón».

Vale recordar que Dante, tras jugar casi 20 años en Primera, convirtió 224 goles en la Liga de Chajarí con el número 9 en su espalda y obtuvo 7 campeonatos (2000, 2001, 2004, 2005, 2011, 2013 y 2016), de los 10 que posee el club en sus vitrinas.

Y cabe destacar que es la primera vez que la institución local rinde un homenaje de estas características a un jugador.