Chajarí
24°
Parcialmente nublado

El fallecido tenía 14 años y estaba junto a un amigo de 13. Ambos se habrían trasladado en moto. Según los primeros datos, la víctima apoyó el arma en el piso y la misma se disparó. Recibió el impacto en el estómago.

Un adolescente de 14 años murió este miércoles al dispararse accidentalmente con una escopeta. El trágico hecho ocurrió a las 17 horas en la zona rural de Colonia Avigdor, departamento La Paz.

Según la investigación policial dos menores circulaban en una motocicleta en la zona rural de la estancia «Las Gurisas», en Colonia Avigdor. Uno de ellos descendió con una escopeta calibre 28, y al abrir la tranquera, apoyó el arma en el piso. En ese momento el arma se disparó y el proyectil impactó en el estómago del adolescente. La víctima caminó dos pasos y cayó al piso.

Su amigo, de 13 años que se encontraba arriba de la moto, salió corriendo para auxiliarlo, pero nada pudo hacer.

El subjefe de la Departamental de Policía de la Paz, Gerardo Schumacher, confirmó a Elonce que los adolescentes se habían dirigido al lugar a cazar. Y ratificó que la víctima “apoyó el arma de fuego para abrir la tranquera para entrar al predio. Se le escapó un disparo que quedó alojado en el cuerpo del menor y perdió la vida en el lugar, casi instantáneamente”.

Personal de Criminalística llevó adelante las pericias de rigor, como el dermotest, para “establecer fehacientemente que el disparo se le escapó a la persona que falleció”, al tiempo que se aguardaba que este jueves se realice la autopsia “en la ciudad de Paraná”.

Sobre el amigo que fue testigo del dramático hecho, indicó que “estaba muy consternado y fue entregado a sus padres”, al tiempo que deberá recibir atención psicológica por cuanto “estamos hablando de un nene que observó las circunstancias. Incluso detalla que vio cuando se le escapó el disparo que el nene fallecido hizo un par de pasos y cayó. Tiene muy presente ese malo momento”.

Finalmente, el funcionario refirió que “en la zona rural, son prácticamente todos cazadores. Es muy común que hay un arma de fuego, registrado como corresponde, y que dueños de capos autoricen para cazar”.